LOS PALOS DE CLEVELAND Y EL JUEGO CORTO   

   LOS PALOS DE CLEVELAND Y EL JUEGO CORTO   

Llevo cuatro años jugando al golf, y debo confesar que mi handicap no ha mejorado significativamente, habiendo pasado de 36 a 26 en ese tiempo. Actualmente juego una vez a la semana y, por lo general, también consigo un par de horas de práctica. Creo que tengo una técnica razonable y que con mi repertorio de tiros, debería estar más cerca de un hándicap de18. En resumen, ¿dónde está el problema: el hombre o la herramienta?

Lamentablemente, las estadísticas muestran que a pesar de las enormes mejoras en los equipos a lo largo de los últimos 30 años, los golfistas no estamos reduciendo nuestras handicaps, lo que sugiere que yo soy el problema. Tal vez necesito enfocar sobre mi juego mental...

Tal vez, pero también hay algunos clubes por ahí que podrían ayudarme a golpear la pelota mejor en ciertas situaciones.

Con eso en mente, he decidido reducir el estrés en el campo y centrarme en usar los clubes con los que me siento cómodo.

La mayoría de mis drives salen bien (uso un Mini Driver TaylorMade SLR, que tiene una varilla más corta y rígida que la mayoría, con una cabeza un poco más grande que una madera de tres) y ahora tengo una rutina previa al disparo que hace que mis bolas tengan una distancia de 180 metros pero que se quedan en la calle. A partir de ahí, mi estrategia es jugar tiros más cortos y seguros para alcanzar al green  un golpe por encima del reglamento, dejándome dos putts para un bogey.

Por ejemplo, un par cuatro entre 250 y 470 metros. En hoyos más cortos, debería ser posible llegar a green en la regulación, es decir, con dos tiros. Pero en par cuatros más largos, utilizo un driver y luego dos hierros siete, lo que me llevará a 420 metros, dejándome con un chip vital que tiene que rodar hasta al hoyo para un putt sencillo y libre de estrés. 

Como todos los aficionados sabemos, nuestro profesor de golf nos contó todo sobre lo que tenemos que hacer en nuestra primera clase; Lamentablemente, luego se necesitan años de realidad dura hasta que finalmente aceptemos sus consejos.

Una de las primeras cosas que aprendemos es la importancia del juego corto: si jugamos 100 tiros en una ronda, 60 de ellos, más de la mitad de los cuales serán putts, tendrán lugar dentro de 100 metros. Es posible que solo tiramos entre 10 y 14 drives por ronda, pero eso no impide que gastamos una fortuna en un driver de tecnología de punta y luego pasamos nuestras sesiones de práctica lanzando bolas por doquier y luego nos dirigimos a casa sin parar por el putting green.  

La importancia de reducir el número de clubes que usas

Mis clubes de juego corto solían consistir en tres wedges: uno de 52º, uno de 56º y otro de 60º, junto con un pitch y un nueve. No es de sorprender que nunca supe cuál usar en esos chips difíciles de aproximadamente 25 metros y, como resultado, mis disparos de wedge fallaban continuamente, debido en principio por mis dudas y falta de compromiso al llevar a cabo el golpe.  Un filazo que termina en el bunker al otro lado del green nos va a costar golpes.

Sabía que necesitaba reducir la cantidad de wedges y concentrarme en hacer casi el mismo tiro alrededor del green. Me siento bastante cómodo con mi hierro nueve (100 metros), pitching wedge (desde 75 metros a 50 metros) y del 52º (50 metros a 25 metros), así que la pregunta era: con qué reemplazar esos otros wedges.

Al buscar videos de golf en YouTube, encontré dos nuevos clubes de Cleveland que parecían diseñados para resolver mis problemas: el Smart Sole 3.0 C y el S Wedge.

El  S Wedge, de 58º, tiene una cara grande y redonda con un borde delantero curvo y una punta redonda. La suela de tres capas lo hace prácticamente a prueba de idiotas para golpes completos o cortos alrededor del green, y es el palo más fácil he encontrado para salir de bunkers, sin estrés: apunte a donde quiera que vaya la bola y saque un poco de arena. No necesitas manipular la cara o tu postura; alinearse y swing. También es sorprendentemente versátil y con un poco de práctica, funciona perfectamente en situaciones difíciles y me gusta el margen de error que proporciona la suela.

El 42º C es básicamente un chipper, pero un chipper superior: tiene una cara más delgada y alargada y está diseñada para replazar un hierro nueve u ocho, pero la diferencia, gracias a su varilla corta, es que se usa un golpe de putt, con un mínimo de muñeca para tiros más largos. Es bastante fácil salir del rough. Pasé una hora practicando con él y pronto me sentí comodo. 

Con estos dos clubes, la idea es que si golpeas el suelo antes de la pelota, te rescata. Golpee ligeramente y el centro de gravedad bajo del club levanta la pelota hacia el cielo.

Ya tenía un Cleveland 52º Wedge en mi bolsa, que encaja perfectamente con los Smart Soles. 

¿Estarías dispuesto a gastar alrededor de €200 para estos dos palos que podrían cambiar tus resultados? Teniendo en cuenta la importancia de esos tiros alrededor del green, yo diría que es un pequeño desembolso que hará más por mejorar tu juego que un driver que cueste el doble.

Clic para registrarse en el Formulario de Contacto