EL PARAISO DEL CINE   

   EL PARAISO DEL CINE   

He decidido que lo más razonable, lo más coherente y lo que más placer me proporcionaba -¡ah, el egoísmo!- era comenzar estas recomendaciones de películas, para mí imprescindibles, con una de las que con más belleza, con más elegancia y  con una exhibición de sentimientos por todo aquello que la mayor parte de los seres humanos compartimos, deja claro su incondicional amor por el cine –y por los cines, no nos olvidemos-; me refiero, por supuesto, a CINEMA PARADISO, de uno de mis cineastas favoritos, el siciliano Giuseppe Tornatore

CINEMA PARADISO fue la segunda película en la que Tornatore llevó las riendas de director y, en ella, no sólo ejerció como "capo di tutti capi" cinematográficos sino que la película parte de una idea original suya y, también él, escribió el guión de la cinta. Con todo lo anterior queda claro que hay mucha vida real, o soñada, del propio director en esta inolvidable película que cuenta la vida de un niño que perdió muy pronto a su padre, como consecuencia de la guerra, y lo sustituyó, a su manera, con la amable tutela del proyeccionista del único cine del pueblo, el mismo hombre que le inculcó un inmarcesible amor por ese mundo de ficción que cambió tantas vidas y costumbres a lo largo del siglo XX y al que él, en justa reciprocidad, salvó la vida. 

La película –no quiero adelantar casi nada porque, para los que no la hayan visto, sería como robarles muchas y buenas emociones- es una historia de dos amores paralelos: el amor que el cine y las películas van despertando en el protagonista, desde niño, y ese "coup de foudre"  que le provoca una joven, de clase mucho más alta que la suya, que aparece, de repente, en su colegio, justo en el momento en que ya él está capacitado para enamorarse y actuar. 

Y aquí y ahora, aunque quizás no sea el mejor momento, tenemos que dividir la película en dos. ¿Por qué?, se preguntaran los que no la hayan visto; pues porque esta película, de 1988, ha terminado teniendo dos versiones: esa, primera y maravillosa, ante la que muchos caímos rendidos a primera vista y que ganó los más codiciados premios del mundo del cine –Oscar a la Mejor Película de Habla no Inglesa; Globos de Oro a la Mejor Película de Habla no Inglesa; Gran Premio del Jurado en el Festival de Cannes- y otra, un poco más extensa, pero, para mí, la preferida -y, evidentemente, también para el propio director-, que da la oportunidad para aprobar esa asignatura que quedó pendiente entre los dos enamorados. 

Gracias a la EDICIÓN 25 ANIVERSARIO, remasterizada, que se puede adquirir en Amazon, tendréis la oportunidad de ver las dos versiones. Mi recomendación es que disfrutéis primero de la versión original y, luego, cuando la nostalgia les haga pensar en lo bonito que hubiese sido otro final, pasen a ver el llamado MONTAJE DEL DIRECTOR.

Y, termino, con otro elemento más que da más valor a la cinta y que armoniza, a la perfección, con la historia que en ella se cuenta: me refiero a la música del gran maestro  Ennio Morricone. Creo que no sería mala idea deleitarles los oídos con estas melodías inolvidables -demos las gracias a YouTube-, aquí tienen el enlace del soundtrack de la película: https://www.youtube.com/watch?v=JlQh4PeB8PE

Clic para registrarse en el Formulario de Contacto